Healthy

Esto le pasa a tu cuerpo si comes chicharrón

Si eres de los que comen chicharrón para ahorrar o simplemente lo comen por gusto, te decimos de qué manera se refleja en tu salud, sobre todo, si lo consumes sin moderación.

Chicharrón. | Chécate lo que le pasa a tu cuerpo comer chicharroncito. (Canva).
Chicharrón. | Chécate lo que le pasa a tu cuerpo comer chicharroncito. (Canva).
Mónica Sánchez
Escrito en Healthy el

El chicharrón de cerdo es un manjar irresistible para muchos amantes de la comida frita. Su crujiente textura y su sabor intenso lo convierten en un bocadillo tentador en muchas culturas culinarias. Sin embargo, es importante tener en cuenta cómo este alimento impacta en nuestro cuerpo, especialmente cuando se consume en exceso.

Conoce el nutricional del chicharrón

El chicharrón de cerdo es conocido por ser rico en calorías y grasas. Cada 100 gramos puede contener hasta 544 calorías, lo que representa una cantidad significativa de energía en comparación con otros alimentos.

Además de su contenido calórico, el chicharrón también proporciona algunos nutrientes como las vitaminas A y B, así como en minerales como el calcio, magnesio y hierro. Este último es particularmente importante para prevenir y combatir la anemia, según The Medical Clinics of North America.

Efectos en el cuerpo al consumir chicharrón

Si bien el chicharrón puede ser delicioso en ocasiones especiales, su consumo regular o en exceso puede tener varios efectos negativos en la salud:

1. Aumento de peso: Debido a su alto contenido calórico y su concentración de grasas, el chicharrón puede contribuir al aumento de peso si se consume en exceso. Las calorías adicionales no quemadas por el cuerpo se almacenarán como grasa, lo que puede llevar al sobrepeso u obesidad.

2. Riesgo de enfermedades cardiovasculares: El consumo excesivo de grasas saturadas, presentes en el chicharrón, puede aumentar los niveles de colesterol LDL (colesterol “malo”) en la sangre, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular.

3. Problemas digestivos: El chicharrón es un alimento frito y grasoso, lo que puede dificultar la digestión para algunas personas. El consumo excesivo puede provocar malestar estomacal, indigestión, acidez estomacal y otros problemas gastrointestinales.

4. Impacto en la salud ósea: A pesar de su contenido de calcio, el chicharrón también contiene altos niveles de sodio, lo que puede tener un efecto negativo en la salud ósea. Un consumo excesivo de sodio puede aumentar la pérdida de calcio en los huesos, lo que podría aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.

5. Riesgo de enfermedades crónicas: El consumo regular de alimentos fritos y grasos, como el chicharrón, se ha asociado con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico y ciertos tipos de cáncer.

Consejos para un consumo saludable

  • Disfruta del chicharrón ocasionalmente y en cantidades moderadas. Limita su consumo a una porción pequeña en lugar de comerlo regularmente como parte de tu dieta diaria.
  • Compensa el consumo de chicharrón con alimentos más saludables y nutritivos, como frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras.
  • Opta por métodos de cocción más saludables, como hornear o asar, en lugar de freír el chicharrón. Esto reduce la cantidad de grasas añadidas y calorías en el plato final.

El chicharrón de cerdo puede ser un manjar delicioso en ocasiones especiales, pero su consumo en exceso puede tener efectos negativos en la salud, incluido el aumento de peso, el riesgo de enfermedades cardiovasculares y problemas digestivos.


Google News

Más totopos

¿Comer cacao es indispensable después de los 50 años? Éste y otros alimentos que debes consumir

¿Comer cacao es indispensable después de los 50 años? Éste y otros alimentos que debes consumir

¿Qué pasa si como chile picante todos los días?

¿Qué pasa si como chile picante todos los días?

¿Qué pasa si como moronga? Aquí te lo decimos, según expertos

¿Qué pasa si como moronga? Aquí te lo decimos, según expertos